viernes, 18 de junio de 2010

Waris Dirie, una suma importante.

Fue la primera modelo africana en tener un contrato en exclusiva con la firma Revlon.
En 1997 escribe su biografía, Flor del desierto, en 2002 Amanecer en el desierto, en 2005 Niñas del desierto y en 2007 Cartas a mi madre.

Flor del desierto se ha llevado al cine y fue estrenada en marzo pasado. Ha creado una fundación Desert Dawn,  que lucha contra la mutilación genital femenina MGF. www.waris-dirie-foundation.com
En abril de 2008 comenzó el rodaje de la película basada en su libro Flor del Desierto en Djibuti. El rodaje también tuvo lugar a cabo en Nueva York, Berlín y Londres. La película está producida por el ganador del Oscar Peter Herrmann. Waris Dirie es coproductora y su papel lo interpreta la modelo etiope Liya Kebede. Otros de los protagonistas de la película son la ganadora del Globo de Oro Sally Hawkins, Timothy Spall, Meera Syal, Juliet Stevenson y Craig Parkinson.

Waris viajó durante el rodaje de la película a Djibuti, invitada por el presidente del país, donde habló con los ministros y el presidente sobre la MGF.


En enero de 2009, Waris fue una de las fundadoras de la fundación PPR Foundation for Women’s Dignity and Rights, junto al icono de los negocios François-Henri Pinault y su mujer Salma Hayek, fundación que recolecta dinero para escuelas y clínicas en Somalia.

En una entrevista en Barcelona a Victor Amela dijo:

             " Nací en el desierto de Somalia, no sé la edad que tengo, lo único que sé es que cada día es nuevo,
¿ 33? ¿ 36? ¡ Que más da!, no hay papeles ni falta que hace.
En el desierto, yo pastoreaba el rebaño de mi padre.
¡Estábamos bien! Unidos. Mi madre, mis hermanos, mi padre...me pegaba, pero...El madaba, era un hombre fuerte, sólido- Guerrero.
Pero debo decir que años después cuando estaba sola en Nueva York, habría preferido mil veces un bofetón de mi padre a esa soledad.
Llegué a Nueva York por un milagro, cuando tenía 13 años me escapé. Mi padre iba a casarme con un hombre de 60 años porque le daba 5 camellos. Yo era especial, rebelde.
Las niñas son educadas para trabajar y ser ofrecidas en matrimonio. Eso quieren los padres para sus hijas.
La madre se preocupa de que su hija sea pura, limpia, virgen y por eso la mía a los cinco años me llevó a la ablación. Por amor a mi. ¡ Y yo, claro quería ser " pura y limpia".
En Somalia se practica la ablación más severa: se extirpan el clítoris y los labios menores de la vagina.. La herida se cose dejando una abertura del tamaño de la cabeza de una cerilla para la orina y la menstruación.
Mi hermana murió desangrada y yo desde aquel día supe que nada podía dañarme ¡ Sólo temo a Dios!
Veintidos años después de escaparme me reencontré con mi madre y ya piensa como yo ¡ Hay esperanza!
Para escaparme crucé el desierto. Una mañana desperté con un león ante mi, con su gran melena y le dije:
Cómeme. Estoy preparada y se fue. Ese día supe que Ala me reservaba para algo...
Con el tiempo volví a ver a mi padre, le habían robado su rebaño y operado los ojos con un cuchillo en el desierto: quedó ciego...
Aquel hombre poderoso y fuerte lo vi ahora frágil y desvalido ¡ Pero con la  cabeza alta!
Cuando nos despedimos me confesó:   " Tu eres como yo"
Mi padre...¡ Estaba orgulloso de mi!  Lloré.....

Waris Dirie está casada y tiene dos hijos, vive dedicada a su familia y a su fundación.
Sus libros han sido bestseller y ha recibido numerosos premios.
Su lucha contra la mutilación genital femenina ha marcado un antes y un después con su aportación y la de su fundación.
Sigue recorriendo el mundo hablando de la importancia de la educación para acabar con esta barbarie.
Ha conseguido que 15 paises penalicen la ablación.

                            Hoy por hoy su única meta  " Lograr la paz, el amor y el respeto
                               que siempre he buscado, unos valores que exijo al mundo
                                  para mi y para todos".

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails

Como yo nació mujer...

Como yo nació mujer...

COMO YO NACIÓ MUJER...

Déjame considerar un logro que siendo tú tan extremo en posturas te has sentado con una mujer a hablar de este asunto, es esperanzador sólo por eso y no importa que me digas que en realidad pretendes rebatir mis argumentos y para explicarme que como occidental opino sin saber en cuestiones vuestras y que me mueve la intención de que vuestras mujeres imiten nuestras conductas y forma de vida.Déjame decirte amigo, que jamás me atrevería a inmiscuirme en eso, el camino de las libertades de la mujer musulmana deberá recorrerlo ella como antes lo hicimos nosotras, a su elección y forma.Te hablo de mínimos, esta conversación trata de derechos elementales inherentes al ser humano, más allá de usos y costumbres.Ese argumento tuyo de que como occidental y además mujer es imposible que entienda, déjame decirte de nuevo que no estoy conforme con tus palabras, cuando ni siquiera entre vosotros os poneis de acuerdo, veo que según interpretaciones de las palabras del Profeta, la mujer posee más libertad o menos.Escucha,Me he acercado con todo respeto a tus Escrituras Sagradas buscando razones para entenderte, me ha sorprendido y ¿ sabes?, no hay tanta diferencia entre tu Texto y el mío, se parecen en el fondo, son las formas, las formas que han derramado tanta sangre a lo largo de la historia.No he encontrado en las Azoras nada que te justifique, al contrario y aunque puede haber Aleyas interpretativas de todo el conjunto se desprende consideración y respeto hacia la mujer.De acuerdo, te admito que una traducción no puede considerarse Corán, y que una infiel como yo no puede captar toda su trascendencia.Pero mira, me has dado un argumento sin darte cuenta.Sabes lo que significa Corán, yo también, entonces amigo sigue el díctamen¡Recita! ¡Recita! ¡Recita! y entiende.Olvida lo que te han inculcado otros, olvida lo que te han interpretado.Te pido, tú sólo con las palabras,¡Recita! ¡Recita! ¡Recita! y comprende que no hay nada en ellas que te lo impida.¡Quítale el velo! ¡Quítale el miedo!, libérala de la persecución y de la muerte. Devuélvele su dignidad y su voz y trátala con el respeto que merece, porque como yo nació mujer, como yo nació libre.
Mariant Íberi