domingo, 28 de noviembre de 2010

Espíritu navideño.


Espíritu navideño es sonreír, es saludar con alegría y desear felicidad a todo el que te encuentras. Es creer en milagros y que todo puede ser posible.

A causa de una serie de tragedias familiares he pasado estos últimos años huyendo de la navidad. He adornado la casa, por supuesto porque tengo niños y era inevitable colocar algunos adornos pero reconozco que aprovechaba los que había guardados y procuraba dilatar la colocación de los mismos lo más posible.
Este año he decidido empaparme de espíritu navideño, no sé la razón, quizá sea este pesimismo que nos rodea, esta crisis que va a peor, quizá sea la apatía y la falta de esperanza que tienen las personas con las que hablo.

No lo sé pero yo este año voy a poner mi pequeño árbol en el salón y ya he comprado un nuevo Belén – el de otros años estaba para el arrastre – y mis niños me han hecho comprar casitas y un puente porque quieren hacer un río – mi hijo mayor me habla de hacer una noria que gire – Francamente no sé donde voy a instalar algo así pero ya haremos hueco.

Voy a buscar en mi memoria los viejos villancicos y los cantaré con mis niños alredor de nuestro Belén en Nochebuena.
Voy a desempolvar las luces que tengo guardadas y voy a adornar mi macetas grandes de la terraza para que se vean desde lejos.
Voy a ver de nuevo Que bello es vivir y Cuento de Navidad.
Voy a buscar mis recetas de roscos y dulces navideños que hace tanto tiempo que no las he hecho que ya ni recuerdo pero estas fiestas voy a pasar tiempo en la cocina.
Voy a enviar felicitaciones a todas mis amistades - los sms serán muy prácticos pero no tienen el encanto de abrir un sobre con la postal navideña.


Después de decir durante años que la navidad es consumismo, de repetirme que todo es un artificio yo necesito impregnarme de la esencia, de lo que fue la navidad cuando era niña. Necesito perseguir ese rastro cuando yo creía que todo era posible.


No quiero el artificio, no voy gastar en derroche pero voy a celebrar la NAVIDAD.
Leí una frase de Paulo Cohelo que decía que sólo espera milagros quien cree en ellos, será eso. Será que quiero encontrar milagros. Yo tengo fe, yo creo en ellos.
De mi viejo Belén colocaré una figura - siempre fue una de mis favoritas - el ángel que se coloca sobre el establo, me encanta el mesaje que lleva Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz a los hombres de buena voluntad.

viernes, 19 de noviembre de 2010

Las víctimas no son todas iguales...Sahara.


Los tuareg lo llaman Teneré ( El desolado) y en estos momentos queda aún más desolado que nunca, en soledad y con la prensa expulsada no hay ojos ni voces que puedan denunciar la persecución, el encarcelamiento y la muerte que está sufriendo el pueblo saharaui.

El gobierno español – al que la población del Sahara considera que tiene una deuda moral al salir de los territorios sin una operación de descolonización – prefiere no darse por enterado de la situación que se está viviendo desde la manifestación del 8 de noviembre – prefiere esperar a tener noticias más fiables ( supongo que de Marruecos).
La prensa ha sido expulsada de la región y ahora el gobierno marroquí ha hecho una oferta de prensa seleccionada para visitar la región – se supone que en una tour guiada donde se encargará de mostrar lo que Marruecos quiere que se vea.


Soy contraria a cualquier acción bélica y no está España precisamente para hacer alardes de este tipo pero un país que con el desangre de la crisis hace el inmenso sacrificio de mantener unas tropas por razones humanitarias en distintos puntos enarbolando y presumiendo de la importancia que tienen para los españoles las poblaciones que sufren persecución debería ser consecuente y con lo que fue colonia española más aún.
Parece que no, para el gobierno español da la impresión que hay categorías de víctimas y los muertos, encarcelados, perseguidos y en general la terrible situación de la población del Sahara que el 8 N, forzada por la desesperación y la necesidad de trabajo, medios mínimos para una vida digna salieron a la calle en un intento desesperado de romper la indiferencia hacia su problema para nuestro gobierno no merece entrar en ese grupo.

No pido una respuesta beligerante de nuestro gobierno – siempre he dicho que un conflicto armado comienza cuando acaban las palabras y después de la destrucción y las muertes inútiles, son las palabras las que cierran estos con pactos – Pero España tiene en sus manos otras armas, las diplomáticas. La primera debería haber sido llamar al embajador Español en Marruecos a consulta al menos. La segunda pedir explicaciones oficiales al reino marroquí de lo que está pasando, la tercera pedir a la ONU que envíe observadores a la zona, la tercera instar a otros países que hagan presión para que se lleve a cabo el referéndum sobre su independencia que se demora sin apoyos políticos porque esa región no parece importarle a nadie.
Me duelen las víctimas inocentes de cualquier lugar del mundo a las que las Naciones Unidas prestan ayuda de una forma u otra pero el dolor se hace sangrante cuando como en este caso se encuentran solas, en medio del mundo, solas sin que parezca que le importe a nadie.


Señores del gobierno español no se puede ir alardeando de humanitario si todas las injusticias no son iguales, si lo que mueve el esfuerzo no es sólo la ayuda desinteresada a los inocentes, no se puede si hasta para ser víctima hay que tener una categoría, no se puede si pertenecemos a la Unión Europea y nuestro peso es tan insignificante como no intentar que ésta presione a Marruecos – que tiene mucho que perder.
Señores del gobierno, deberían haber liderado por los vínculos que nos une al pueblo saharaui los esfuerzos diplomáticos para poner fin a la ofensiva que está sufriendo la población en estos momentos y no esperar que sean otros países, cuando la sangre siga derramándose los que den el primer paso.
Señores del gobierno español han conseguido que como española sienta que mi país no pinte nada en el panorama internacional, han conseguido con su ausencia de esfuerzo diplomático y connivencia con Marruecos que me sienta avergonzada.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails

Como yo nació mujer...

Como yo nació mujer...

COMO YO NACIÓ MUJER...

Déjame considerar un logro que siendo tú tan extremo en posturas te has sentado con una mujer a hablar de este asunto, es esperanzador sólo por eso y no importa que me digas que en realidad pretendes rebatir mis argumentos y para explicarme que como occidental opino sin saber en cuestiones vuestras y que me mueve la intención de que vuestras mujeres imiten nuestras conductas y forma de vida.Déjame decirte amigo, que jamás me atrevería a inmiscuirme en eso, el camino de las libertades de la mujer musulmana deberá recorrerlo ella como antes lo hicimos nosotras, a su elección y forma.Te hablo de mínimos, esta conversación trata de derechos elementales inherentes al ser humano, más allá de usos y costumbres.Ese argumento tuyo de que como occidental y además mujer es imposible que entienda, déjame decirte de nuevo que no estoy conforme con tus palabras, cuando ni siquiera entre vosotros os poneis de acuerdo, veo que según interpretaciones de las palabras del Profeta, la mujer posee más libertad o menos.Escucha,Me he acercado con todo respeto a tus Escrituras Sagradas buscando razones para entenderte, me ha sorprendido y ¿ sabes?, no hay tanta diferencia entre tu Texto y el mío, se parecen en el fondo, son las formas, las formas que han derramado tanta sangre a lo largo de la historia.No he encontrado en las Azoras nada que te justifique, al contrario y aunque puede haber Aleyas interpretativas de todo el conjunto se desprende consideración y respeto hacia la mujer.De acuerdo, te admito que una traducción no puede considerarse Corán, y que una infiel como yo no puede captar toda su trascendencia.Pero mira, me has dado un argumento sin darte cuenta.Sabes lo que significa Corán, yo también, entonces amigo sigue el díctamen¡Recita! ¡Recita! ¡Recita! y entiende.Olvida lo que te han inculcado otros, olvida lo que te han interpretado.Te pido, tú sólo con las palabras,¡Recita! ¡Recita! ¡Recita! y comprende que no hay nada en ellas que te lo impida.¡Quítale el velo! ¡Quítale el miedo!, libérala de la persecución y de la muerte. Devuélvele su dignidad y su voz y trátala con el respeto que merece, porque como yo nació mujer, como yo nació libre.
Mariant Íberi