domingo, 3 de febrero de 2013

Esta España nuestra, en el filo de la navaja...

Así se encuentra en estos momentos el actual gobierno del PP tras los papeles de Bárcenas aparecidos en el periódico. No voy a entrar a acusar o defender, eso ya lo hacen muy bien otros. No me importa si se puede demostrar o no que existe una contabilidad en negro. Creo que todo el mundo sabe que existe, no sólo en el PP, estoy convencida que también en PSOE, en Izquierda Unida, en todos los partidos. La financiación de los partidos en este país siempre ha sido de lo más opaca y la casta,....? ¡Ay la casta política!. Para esa no tengo palabras, desde las grandes corruptelas como los famosos casos tan conocidos por todos, a las más pequeñas como son los enchufes laborales que pocos ignoran, ¿Quien en su puesto de trabajo no se ha topado alguna vez alguno? En la Admón Pública es además lo más frecuente. ¿Qué me enfurece? La desidia, la resignación de acatar todos el hecho como un sino inevitable en lugar de revelarse, a esta España tan sucia de corrupción sólo puede salvarla ser escrupuloso, comenzar a exigir con el mismo rigor y severidad con que el poder nos arrebate pagas, nos recorta derechos y nos exprime.



Decir que me preocupa que este gobierno caiga a causa del escándalo sólo sería por los gastos tan grandes que suponen nuevas elecciones, si me preocuparía acudir a las urnas en las condiciones actuales.
No voy a votar ningún partido en estas condiciones, estoy segura que cualquiera que llegue al poder será igual que los que se han ido y en cuanto a su honorabilidad me ofrecen la misma confianza que los actuales, sea cual sea la ideología de los políticos actuales, para que crea en ellos sólo será a través de listas abiertas, es decir, una reforma en profundidad. Comprendo que a estas garrapatas aferradas al poder, a esta casta que hemos creado, a esta nueva aristocracia ( hemos sustituido la que había de alta cuna, en algunos casos por la de baja cama a juzgar por la forma como han arrasado las arcas públicas),

La apatía y el asco que sentimos los españoles por los políticos sólo puede solucionarse con medidas drásticas, con reformas profundas, con controles estrictos y lo más importante con un cambio de mentalidad de quien esté dispuesto a entrar en la política. Un político debe ser un servidor público, su afán debe ser ante todo de servicio, de convencimiento de que puede hacer algo por el país, por los ciudadanos y ya esto sólo debe ser un honor, un acicate personal. La palabra honor, ética y si me apuran la honra personal. Valores, eso es lo que falta en nuestro panorama político, eso y convencer a nuestras señorías que su sueldo como servidores públicos no debe ir mucho más allá del de un funcionario del grupo A y unas dietas muy, muy bien controladas. Que se den cuenta que si se quedan en el ámbito político es por afán de servicio porque por dinero pueden lograr más en el sector privado.

Tampoco estaría de más poner los pies en el suelo, comenzar a tomar medidas en serio, 17 parlamentos es una majadería y un despilfarro que en vacas gordas cometimos el error de permitir pero que con seis millones de parados es un insulto.
¿ Y esas diputaciones? ¿Para qué narices se necesita unas diputaciones cuando todas las competencias las tiene duplicadas la comunidad autónoma y hay veces que se triplican cuando además las tiene el ayuntamiento? Y digo yo, habrá que elegir, o la comunidad autónoma o la diputación.
Creo que me inclino por la comunidad, en el caso de la Junta de Andalucía, es la que más conozco, tiene las conserjerías en cada provincia, yo eliminaba el parlamento andaluz y lo transformaba en un Consejo o algo así con un representante de cada provincia y un presidente de la comunidad, las leyes que las elaboren en el parlamento central que para eso lo forman miembros de todas las provincias.

En fin, no sé en que acabará este escándalo aunque lo peor de todo sería que no pase nada, que sigamos con la misma retahíla de que estos políticos son todos unos chorizos, que contra los enchufes o enchufillos no hay nada que hacer. La resignación, la apatía, que todo quede en discusiones de café, aferrados a nuestro miedo, a la negación de los nuevos tiempos, a la imperiosa necesidad del cambio. Gente nueva, gente limpia, ilusionada y con nuevas ideas capaces de arrastrarnos a todos, de unirnos, pero lo más importante, transmitirnos confianza.
A ver, recapitulando, SE BUSCAN NUEVOS POLÍTICOS CON GASTOS CONTROLADOS, QUE TENDRÁN QUE SER EJEMPLO CON SUELDOS EQUIPARADOS A UN FUNCIONARIO GRUPO A, SIN INTERESES PERSONALES, SIN ANIMO DE LUCRO, INCORRUPTIBLES, CON AFÁN DE SERVICIO, CON PALABRA DE HONOR DE LA BUENA, QUE TENGA EL VALOR Y LA DIGNIDAD DE PRESENTARSE EN LISTAS ABIERTAS PARA SOMETERSE A LA VOTACIÓN Y VALORACIÓN DIRECTA DEL ELECTORADO Y CON EL PUNDONOR, ORGULLO Y ARROJO DE SABER CUANDO SE HA EQUIVOCADO, QUE ASUMA SUS ERRORES Y SEA CAPAZ DE DIMITIR Y MARCHARSE SI VE QUE YA NO ES ÚTIL.
¡¡¡URGE!!!, EL PAÍS LOS NECESITA DESESPERADAMENTE.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails

Como yo nació mujer...

Como yo nació mujer...

COMO YO NACIÓ MUJER...

Déjame considerar un logro que siendo tú tan extremo en posturas te has sentado con una mujer a hablar de este asunto, es esperanzador sólo por eso y no importa que me digas que en realidad pretendes rebatir mis argumentos y para explicarme que como occidental opino sin saber en cuestiones vuestras y que me mueve la intención de que vuestras mujeres imiten nuestras conductas y forma de vida.Déjame decirte amigo, que jamás me atrevería a inmiscuirme en eso, el camino de las libertades de la mujer musulmana deberá recorrerlo ella como antes lo hicimos nosotras, a su elección y forma.Te hablo de mínimos, esta conversación trata de derechos elementales inherentes al ser humano, más allá de usos y costumbres.Ese argumento tuyo de que como occidental y además mujer es imposible que entienda, déjame decirte de nuevo que no estoy conforme con tus palabras, cuando ni siquiera entre vosotros os poneis de acuerdo, veo que según interpretaciones de las palabras del Profeta, la mujer posee más libertad o menos.Escucha,Me he acercado con todo respeto a tus Escrituras Sagradas buscando razones para entenderte, me ha sorprendido y ¿ sabes?, no hay tanta diferencia entre tu Texto y el mío, se parecen en el fondo, son las formas, las formas que han derramado tanta sangre a lo largo de la historia.No he encontrado en las Azoras nada que te justifique, al contrario y aunque puede haber Aleyas interpretativas de todo el conjunto se desprende consideración y respeto hacia la mujer.De acuerdo, te admito que una traducción no puede considerarse Corán, y que una infiel como yo no puede captar toda su trascendencia.Pero mira, me has dado un argumento sin darte cuenta.Sabes lo que significa Corán, yo también, entonces amigo sigue el díctamen¡Recita! ¡Recita! ¡Recita! y entiende.Olvida lo que te han inculcado otros, olvida lo que te han interpretado.Te pido, tú sólo con las palabras,¡Recita! ¡Recita! ¡Recita! y comprende que no hay nada en ellas que te lo impida.¡Quítale el velo! ¡Quítale el miedo!, libérala de la persecución y de la muerte. Devuélvele su dignidad y su voz y trátala con el respeto que merece, porque como yo nació mujer, como yo nació libre.
Mariant Íberi