jueves, 28 de marzo de 2013

Salidas y posibles soluciones de la odiosa crisis....¿La Glass-Steagall podría ser una?

Para mi ya estuvo claro hace mucho tiempo, ( basta con mirar los artículos que escribí anteriormente), que el euro es un fracaso. Nación con defecto de forma y nunca se molestaron en buscar soluciones a ese problema. La crisis estaba cantada y la situación de estafa ( ingeniería financiera la llamaban, yo siempre he dicho que era penoso gastar fortunas en enviar a los mejores estudiantes a las grandes universidades internacionales para que aprendan a engañar, robar y estafar bajo el amparo de un prestigio re-elaborado, tan diseñado como los planes, los contratos blindados y los sueldos millonarios de unos ejecutivos que han estado practicando un sistema ponzi gigantesco y sofisticado).
Y ante esta gente, banqueros ladrones que han llevado a la desesperación a la buenas personas dejadas en indefensión puesto que se han asegurado en colocar en el poder a los políticos a su servicio, dispuestos a legislar y aplicar leyes que garanticen siempre su inmunidad, su protección siempre en detrimento del indefenso ciudadano que asiste impotente y desesperado a una situación inconcebible, mientras tratamos de comprender como diablos se nos han colado tantos corruptos en todos los niveles.
Escucho, veo noticias, hablo con la gente y no veo más que pesimismo y desesperanza. La resignación de que no hay nada que hacer, que no hay forma de tomar contramedidas y enfrentarnos a este complot, a esta preparación de un nuevo orden donde la seguridades jurídicas brillaran por su ausencia.
Es difícil mantener la confianza pero aún se pueden tomar medidas, aún se puede hacer cosas. La primera, por supuesto es limpiar la política ( mantengo y reitero LISTAS ABIERTAS EN NUEVAS ELECCIONES que saneen a unos políticos que ya no tienen la confianza del ciudadano) y aplicar por ejemplo leyes como la Glass-Steagall:
La Ley Glass-Steagall es el nombre bajo el que se conoce generalmente la Ley 'Banking Act' de los Estados Unidos (Pub. L. No. 73-66, 48 Stat. 162), que entró en vigor el 16 de junio de 1933 y fue la ley que estableció la Corporación Federal de Seguro de Depósitos (FDIC) y que introdujo reformas bancarias, para controlar la especulación, entre sus características destaca la separación entre la banca de depósito y la banca de inversión (bolsa de valores). Esta ley fue promulgada por la Administración Franklin D. Roosevelt para evitar que se volviera a producir una situación como la crisis de 1929.
Fuertemente criticada desde mediados de los años 70, fue finalmente abrogada el 12 de noviembre de 1999 por el Financial Services Modernization Act, más conocida como Gramm-Leach-Bliley Act,1 justo a tiempo para permitir la constitución de Citigroup.
La crisis de 1929 provocó el pánico a perder los ahorros, por lo que se produjo una retirada masiva de depósitos de los bancos, lo que llevó numerosas entidades a la quiebra. En 1933, un joven procurador llamado Ferdinand Pecora, que participaba en la Comisión de los Asuntos Monetarios y Financieros del Senado estadounidense, condujo, de una forma bastante violenta y espectacular, las audiciones de varios directores bancarios sobre su papel detestable en la crisis, haciendo bascular la opinión pública hacia una regulación del sistema bancario. Y la llegada al poder de Franklin D. Roosevelt (Prefiero rescatar a los que producen alimentos que a los que
producen miseria) y su política del New Deal da lugar a la ley.
                                         

            Escritos de Helga Zepp-LaRouche
spanish.larouchepac.com/special/larouche-material/view
Es conveniente escuchar este audio.






LinkWithin

Related Posts with Thumbnails

Como yo nació mujer...

Como yo nació mujer...

COMO YO NACIÓ MUJER...

Déjame considerar un logro que siendo tú tan extremo en posturas te has sentado con una mujer a hablar de este asunto, es esperanzador sólo por eso y no importa que me digas que en realidad pretendes rebatir mis argumentos y para explicarme que como occidental opino sin saber en cuestiones vuestras y que me mueve la intención de que vuestras mujeres imiten nuestras conductas y forma de vida.Déjame decirte amigo, que jamás me atrevería a inmiscuirme en eso, el camino de las libertades de la mujer musulmana deberá recorrerlo ella como antes lo hicimos nosotras, a su elección y forma.Te hablo de mínimos, esta conversación trata de derechos elementales inherentes al ser humano, más allá de usos y costumbres.Ese argumento tuyo de que como occidental y además mujer es imposible que entienda, déjame decirte de nuevo que no estoy conforme con tus palabras, cuando ni siquiera entre vosotros os poneis de acuerdo, veo que según interpretaciones de las palabras del Profeta, la mujer posee más libertad o menos.Escucha,Me he acercado con todo respeto a tus Escrituras Sagradas buscando razones para entenderte, me ha sorprendido y ¿ sabes?, no hay tanta diferencia entre tu Texto y el mío, se parecen en el fondo, son las formas, las formas que han derramado tanta sangre a lo largo de la historia.No he encontrado en las Azoras nada que te justifique, al contrario y aunque puede haber Aleyas interpretativas de todo el conjunto se desprende consideración y respeto hacia la mujer.De acuerdo, te admito que una traducción no puede considerarse Corán, y que una infiel como yo no puede captar toda su trascendencia.Pero mira, me has dado un argumento sin darte cuenta.Sabes lo que significa Corán, yo también, entonces amigo sigue el díctamen¡Recita! ¡Recita! ¡Recita! y entiende.Olvida lo que te han inculcado otros, olvida lo que te han interpretado.Te pido, tú sólo con las palabras,¡Recita! ¡Recita! ¡Recita! y comprende que no hay nada en ellas que te lo impida.¡Quítale el velo! ¡Quítale el miedo!, libérala de la persecución y de la muerte. Devuélvele su dignidad y su voz y trátala con el respeto que merece, porque como yo nació mujer, como yo nació libre.
Mariant Íberi