jueves, 29 de agosto de 2013

Sin más vueltas con los políticos, ya soluciones.

No es nuevo, comentarios que se repiten por todos en todas partes. Estos políticos son unos canallas, y como no, siempre la coletilla " es que los que se han marchado son mejores?". Todos son iguales, cuando llegan al poder sólo piensan en llenarse el bolsillo, están al servicio del dinero, lo mismo da la derecha que la izquierda.
Cierto, no deja de serlo. He trabajado  en la administración pública desde hace más de veinticinco años y puedo confirmar que no hay diferencia. Tanto PP como PSOE, como IU y sumando a estos los sindicatos, he visto como los de izquierda recordaban el señorito andaluz, los abusos, para hacer lo mismo una vez logrado el poder. He visto los " enchufes" en todos los mencionados anteriormente. Una amiga me decía, todos son ladrones y el que no ha robado es porque no ha tenido ocasión aún.

Se podría hacer como el anuncio de la tele e ignorar la realidad, decir que no todos son iguales, que cuando se marchen estos tenemos que tener la esperanza que la corrupción se acabará con su legislatura, pero eso es tanto como esperar que el perro no se lance sobre las salchischas que están colgadas sólo porque ha visto apalear a otro perro al hacerlo, es posible que no vuelva a pasar, como es posible que el sucesor piense que sólo debe ser más cauteloso para no ser pillado. La tentación es la tentación y se sabe, así pues llegados a esta conclusión, aquí no valen más que soluciones y estas son asegurarse que en verdad NO PUEDA VOLVER A PASAR, ¿ Como?   Cambiando sueldos, conceptos.

Hasta ahora da la impresión que  la famosa frase de Kennedy ¿ Que puedo hacer yo por mi país?, esté en los políticos españoles invertida a ¿ Que puede hacer mi país por mí? y claro así nos luce.
          El sueldo, las dietas. Estuve leyendo que en algunos países del norte de Europa, los políticos cobran como un funcionario de primera, en España sería el grupo A, si tienen que viajar es lógico pero no se comprende el exceso en comidas y alojamientos. Son servidores públicos contratados por los ciudadanos por una serie de años, esto ya de por sí debería ser un honor. Un sueldo digno pero discreto serviría de disuasión a los afanadores como los que tenemos ahora.
Convertir al señor de la CASTA POLÏTICA es un empleado de los ciudadanos, un servidor del interés general y el bien común. Sencillez, control, austeridad puede ser un buen reclamo a los verdaderos servidores, verdaderos políticos y un ahuyentador de LOS OTROS, los del maletín, los del cohecho, los tráficos de influencias, las informaciones  privilegiadas, las contratas millonrias a quienes te han financiado, esos, no me cabe duda, ante un digno pero nada excelso sueldo de funcionario de grupo A y el honor y orgullo de haber servido a tu país, esto no será suficiente para LOS OTROS que sin duda podrían obtener más beneficios en la empresa privada. Estas son algunas medidas pero podría haber más ( creo que el drama que estamos viviendo justifica eso y más), otra que se me ocurre es que respondan con su patrimonio personal a cualquier cantidad que se demuestre en juicio que se ha delinquido. Me importa un rábano que un ladrón de estos esté entre rejas, para mi lo importante es recuperar el dinero y dejar el mensaje alto y claro, que cualquiera que tenga estas practicas se encontrará en la miséría ademas del deshonor y el descrédito.
Esto es lo que yo haría, si no cambian las cosas, si los partidos actuales no acuden a las proximas elecciones con listas abiertas, preferiblemente con caras nuevas y con un paquete de medidas parecido o igual a éste, que no cuenten conmigo que no acudiré a las urnas. Quiero la seguridad jurídica que me han arrebatado en este país con estas leyes tan al servicio de intereses como las que se están haciendo, quiero a políticos en el poder con ilusión, con honradez, con grandeza de alma, que estén convencidos de que pueden hacer cosas importantes, quizá es eso, necesito grandes personas que además sean políticos.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails

Como yo nació mujer...

Como yo nació mujer...

COMO YO NACIÓ MUJER...

Déjame considerar un logro que siendo tú tan extremo en posturas te has sentado con una mujer a hablar de este asunto, es esperanzador sólo por eso y no importa que me digas que en realidad pretendes rebatir mis argumentos y para explicarme que como occidental opino sin saber en cuestiones vuestras y que me mueve la intención de que vuestras mujeres imiten nuestras conductas y forma de vida.Déjame decirte amigo, que jamás me atrevería a inmiscuirme en eso, el camino de las libertades de la mujer musulmana deberá recorrerlo ella como antes lo hicimos nosotras, a su elección y forma.Te hablo de mínimos, esta conversación trata de derechos elementales inherentes al ser humano, más allá de usos y costumbres.Ese argumento tuyo de que como occidental y además mujer es imposible que entienda, déjame decirte de nuevo que no estoy conforme con tus palabras, cuando ni siquiera entre vosotros os poneis de acuerdo, veo que según interpretaciones de las palabras del Profeta, la mujer posee más libertad o menos.Escucha,Me he acercado con todo respeto a tus Escrituras Sagradas buscando razones para entenderte, me ha sorprendido y ¿ sabes?, no hay tanta diferencia entre tu Texto y el mío, se parecen en el fondo, son las formas, las formas que han derramado tanta sangre a lo largo de la historia.No he encontrado en las Azoras nada que te justifique, al contrario y aunque puede haber Aleyas interpretativas de todo el conjunto se desprende consideración y respeto hacia la mujer.De acuerdo, te admito que una traducción no puede considerarse Corán, y que una infiel como yo no puede captar toda su trascendencia.Pero mira, me has dado un argumento sin darte cuenta.Sabes lo que significa Corán, yo también, entonces amigo sigue el díctamen¡Recita! ¡Recita! ¡Recita! y entiende.Olvida lo que te han inculcado otros, olvida lo que te han interpretado.Te pido, tú sólo con las palabras,¡Recita! ¡Recita! ¡Recita! y comprende que no hay nada en ellas que te lo impida.¡Quítale el velo! ¡Quítale el miedo!, libérala de la persecución y de la muerte. Devuélvele su dignidad y su voz y trátala con el respeto que merece, porque como yo nació mujer, como yo nació libre.
Mariant Íberi