Los hombres son de Marte y las mujeres son de Venus.

"Un libro valioso y necesario. Una contribución al entendimiento de los estilos de comunicación de los hombres y las mujeres."
- Harville Hendrix, autor de Getting the Love You Want
Érase una vez unos marcianos y unas venusinas se conocieron, se enamoraron, y estuvieron felices porque respetaron y aceptaron sus diferencias. Luego vinieron a Tierra y les dio amnesia: se olvidaron que pertenecían a diferentes planetas. Usando esta metáfora para ilustrar conflictos habituales entres los hombres y las mujeres, el doctor John Gray explica cómo es que estas diferencias pueden interponerse entre los sexos e impedir que una relación sea mutuamente satisfactoria y amorosa. Basado en años de terapia de parejas e individuos, el doctor Gray da consejos sobre cómo contrarrestar diferencias en estilos de comunicación, necesidades emocionales, y comportamiento para fomentar un mejor entendimiento en una pareja.
Los hombres son de Marte, las mujeres son de Venus es una herramienta inestimable para crear relaciones más profundas y satisfactorias.
Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails

Como yo nació mujer...

Como yo nació mujer...

COMO YO NACIÓ MUJER...

Déjame considerar un logro que siendo tú tan extremo en posturas te has sentado con una mujer a hablar de este asunto, es esperanzador sólo por eso y no importa que me digas que en realidad pretendes rebatir mis argumentos y para explicarme que como occidental opino sin saber en cuestiones vuestras y que me mueve la intención de que vuestras mujeres imiten nuestras conductas y forma de vida.Déjame decirte amigo, que jamás me atrevería a inmiscuirme en eso, el camino de las libertades de la mujer musulmana deberá recorrerlo ella como antes lo hicimos nosotras, a su elección y forma.Te hablo de mínimos, esta conversación trata de derechos elementales inherentes al ser humano, más allá de usos y costumbres.Ese argumento tuyo de que como occidental y además mujer es imposible que entienda, déjame decirte de nuevo que no estoy conforme con tus palabras, cuando ni siquiera entre vosotros os poneis de acuerdo, veo que según interpretaciones de las palabras del Profeta, la mujer posee más libertad o menos.Escucha,Me he acercado con todo respeto a tus Escrituras Sagradas buscando razones para entenderte, me ha sorprendido y ¿ sabes?, no hay tanta diferencia entre tu Texto y el mío, se parecen en el fondo, son las formas, las formas que han derramado tanta sangre a lo largo de la historia.No he encontrado en las Azoras nada que te justifique, al contrario y aunque puede haber Aleyas interpretativas de todo el conjunto se desprende consideración y respeto hacia la mujer.De acuerdo, te admito que una traducción no puede considerarse Corán, y que una infiel como yo no puede captar toda su trascendencia.Pero mira, me has dado un argumento sin darte cuenta.Sabes lo que significa Corán, yo también, entonces amigo sigue el díctamen¡Recita! ¡Recita! ¡Recita! y entiende.Olvida lo que te han inculcado otros, olvida lo que te han interpretado.Te pido, tú sólo con las palabras,¡Recita! ¡Recita! ¡Recita! y comprende que no hay nada en ellas que te lo impida.¡Quítale el velo! ¡Quítale el miedo!, libérala de la persecución y de la muerte. Devuélvele su dignidad y su voz y trátala con el respeto que merece, porque como yo nació mujer, como yo nació libre.
Mariant Íberi